Dimite el alto cargo que estrelló su coche BMW en Nochevieja, asumiendo “VICTIMA DEL FASCISMO”

LO+NUEVO

TIEMPO DE LECTURA: 4 MINUTOS

Un mes después, sin asumir su responsabilidad y atacando a la derecha, el alto cargo de Podemos en La Rioja que estrelló su coche en Nochevieja durante el toque de queda ha presentado su dimisión tras presentar una denuncia ante la Policía Nacional por ser «víctima de una campaña de acoso organizada por la extrema derecha».

Él alega que sufrió un accidente sobre las 1:30 horas de la madrugada del 1 de enero mientras acompañaba a un allegado a urgencias tras una caída en su domicilio. La Guardia Civil investiga el suceso y está propuesto para una sanción por no señalizar su vehículo accidentado y por distracción en la conducción.

En vez de asumir su imprudencia y que es el culpable de accidente que sufrió, Mario Herrera, director General de Participación y Derechos Humanos del Gobierno de La Rioja, prefiere culpar al «fascismo» y a la «extrema derecha» de que tenga que dejar su cargo público.

«Amenazas de muerte, acoso en mi propia casa, insultos a mí y a mi familia. La ultraderecha me ha estado hostigando desde hace ya más de 20 días. Hoy la víctima he sido yo por ser de Podemos. Mañana puede ser cualquiera. La democracia está en juego», denuncia el podemita en su cuenta de Twitter.

Todo un ejemplo de descaro. Acompaña su comentario con un vídeo en el que intenta explicar su dimisión culpando, como no, al fascismo, pero sin admitir en ningún momento su imprudencia e irresponsabilidad y asumir que se saltó la ley que ha impuesto para controlar el coronavirus.

Su alegato es completamente combativo y alarmista. Comienza explicando que ha presentado una denuncia por las críticas que ha recibido tras estrellar su coche: «Hoy quería compartir que he presentado una denuncia ante la Policía Nacional por el acoso y las amenazas de muerte por parte de grupos de extrema derecha contra mi persona y mi familia».

«En política, como en la vida, uno tiene que estar dispuesto a hacer sacrificios, uno participa en política asumiendo sacrificios personales, sin embargo no puedo exigirle ese mismo grado de compromiso a mis familiares y amigos», continúa el podemita.

Y es entonces cuando culpa al fascismo de todos sus males, incluso de su accidente en Nochevieja: «La extrema derecha ha organizado una auténtica cacería contra mi familia y contra mí, hemos recibido multitud de amenazas de muerte, han intentado envenenar a nuestros perros y acosado a mis amigos y familiares. Eso solo tiene un nombre, fascismo».

«Por todo esto, y tras meditarlo mucho, renuncio como Director General de Participación y Derechos Humanos del Gobierno de La Rioja y lo hago por una única razón: porque ni mi seguridad ni la de mi propia familia puede ser garantizada ante las amenazas de la extrema derecha», sentencia Mario Herrera.

Ni una sola mención a que estrelló su coche, ni una sola mención a que llamó a emergencias después de que se instaurara el toque de queda, ni una sola mención a que ni siquiera su propio partido en La Rioja creía su versión y le instaba dimitir. Nada de nada. Su accidente no ocurrió y una campaña del fascismo le ha obligado a dimitir.

El ya ex alto cargo de Podemos dice que esto «es una victoria de la extrema derecha» y que «de esta forma ellos ganan y la democracia pierde». «Hoy yo soy la víctima del fascismo sólo por ser de Podemos como ya hemos visto en este país con nuestro vicepresidente Pablo Iglesias, pero mañana lo puede ser cualquiera», dice.

Y para finalizar, lanza el mensaje más duro. Llama a sus seguidores, a los podemitas, a combatir a la derecha hablando de la famosa «alerta antifascista» que en muchas ocasiones se ha traducido en ataques a partidos políticos democráticos.

«Sólo espero que abandonar mis responsabilidades sirva como una alerta antifascista, como una llamada a la reacción ante una situación que hace ya tiempo supone una amenaza real contra nuestra democracia. Seguiré trabajando por un país más justo y mas democrático. No pasaran», sentencia.

Las perlas de Herrera

El director general de Participación Ciudadana y Derechos Humanos del Gobierno de La Rioja es conocido por sus declaraciones incendiarias. Una de las más polémicas es cuando aseguró en 2013, antes de ocupar el cargo, que hay que pegar fuego a los templos católicos para democratizar España.

En su mensaje, Mario Herrera decía literalmente: «En España nos faltan dos cosas para estar al nivel de Europa: Guillotinas y haber quemado más iglesias».

Otro mensaje muy criticado es cuando mostraba una auténtica obsesión por la entonces secretaria general del PP y ministra de Defensa María Dolores de Cospedal, a la que califica de «zorra» y «víbora». Este es el comentario que publicó en mayo de 2012 en Twitter: «Querida Cospedal, lo cierto es que tienes una piel muy bonita. De hay (sic) se podria (sic) sacar un precioso abrigo de zorra».

Que Mario Herrera no sepa poner tildes, ni distinga el verbo «haber» del adverbio de lugar «ahí», no le impidió convertirse en director general de Participación Ciudadana del Gobierno del Gobierno regional La Rioja.

«Querida Cospedal, no es que te odio, pero si tuvieras un incendio en tu casa y tuviese agua me la bebería», proseguía Herrera en sus redes. Otro de los tuits era el siguiente: «Señora Cospedal, usted es un especimen a investigar, tiene apariencia de ser una zorra pero escupe como una víbora».

MÁS ARTÍCULOS

LO+NUEVO