El Partido Socialista pide que comparezca Rajoy y Cospedal en la comisión de investigación del espionaje de Bárcenas

LO+NUEVO

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

El PSOE pide la comparecencia de Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal en la comisión de investigación sobre el espionaje a Luis Bárcenas -conocida como ‘comisión Kitchen’- en el Congreso. Los socialistas han optado finalmente por apuntar a lo alto de la cúpula política del Gobierno en el momento en el que se produjo esa operación policial que es objeto de instrucción judicial en el Audiencia Nacional. El grupo que lidera Adriana Lastra ha registrado el listado de comparecientes -del que ha informado Unidas Podemos- entre los que incluye a los responsables policiales de la ‘Operación Kitchen’ -como José Ignacio Cosidó o Eugenio Pino- así como el requerimiento de documentación al Ministerio del Interior, a la Fiscalía y también a los notarios que recogieron las comunicaciones entre Fernández Díaz y el que fue su número dos, Francisco Martínez.

La lista propuesta por el PSOE supone en la práctica un paso adelante en la investigación que dirige en la Audiencia Nacional el juez Manuel García-Castellón. El magistrado lleva desde septiembre de 2020 sin decidir la petición que entonces le hizo la Fiscalía Anticorrupción para que cite como investigados a De Cospedal y su marido, Ignacio López Hierro, que también figura en el listado. El instructor fio esa posibilidad al contenido de la declaración de Francisco Martínez, el que fuera número dos del Ministerio, pero luego no le preguntó por ninguno de los dos referidos en hora y media de preguntas que le formuló el 29 de octubre pasado.

Algo parecido pasa con el que fuera director general de la Policía Ignacio Cosidó, sobre el que también pesa una petición de comparecencia por la defensa de uno de los investigados, aunque en su caso como testigo. Cosidó no ha sido llamado a declarar durante toda la instrucción de la pieza, pese al cargo que ocupaba, y ahora el PSOE quiere que de explicaciones en el Congreso.

En el campo policial se produce igualmente una ampliación de la investigación con la propuesta del PSOE. El comisario José Luis Olivera, al que el Grupo Socialista se negó a llamar a comparecer en la comisión de la actuación de la policía política, pasa a formar parte de sus peticiones en la de Kitchen. Olivera, jefe de la UDEF que arrancó en tiempos de Zapatero, ha emergido en la investigación como comisario muy próximo a Villarejo y en varios audios el policía encarcelado alude a cómo ambos habrían saboteado el caso Gürtel para que no alcanzara a los dirigentes del Partido Popular. Anticorrupción ha desarrollado una investigación patrimonial de Olivera, pero el policía tampoco ha sido llamado a declarar aún.

Completan la lista los investigados que pertenecieron a la primera línea de la brigada política del PP adquiriendo especial relevancia el artífice de ese grupo, el comisario Eugenio Pino. También el policía que fue asesor de Cospedal, comisario Andrés Gómez Gordo, o el que actuó como mano derecha de Pino y viajó a Nueva York en contra de un testimonio de un exministro de Chávez contra Podemos, el inspector José Ángel Fuentes Gago, quien dijo actuar por mandato de Rajoy y Fernández Díaz.

El objetivo de Kitchen, sabotear el caso de la caja B del PP, está presente en la propuesta del PSOE para la comisión. Así, los socialistas piden que declare el jefe de aquella investigación judicial, Manuel Morocho, a quien se le hurtaron las maniobras en torno a Bárcenas y su familia. Morocho es el investigador principal de Gürtel y de la caja B y entonces trabajaba a las órdenes directas de Pablo Ruz.

La idea de los socialistas es que declaren en primer lugar los cargos técnicos y operativos y dejar a la cúpula política para un segundo momento. El que no figura en el listado registrado por el Grupo Socialista es el excomisario José Villarejo. Fuentes socialistas explican que no está colaborando con la justicia y que entienden que acudiría a la comisión “para no esclarecer nada” sobre el asunto. Tampoco está el actual líder del PP, Pablo Casado, a quien el PSOE nunca ha visto pertinente hacer desfilar por el Congreso dado que, según argumentan, no tenía un puesto de responsabilidad en el partido en el momento en el que se produjo el espionaje a Bárcenas.

MÁS ARTÍCULOS

LO+NUEVO