Francia reabrirá las fronteras con el Reino Unido a medianoche y exigirá test anti-covid

LO+NUEVO

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

Francia reabrirá durante la medianoche del martes las fronteras con el Reino Unido al tránsito de ciudadanos, aunque exigirá un test negativo contra el coronavirus, sea PCR o de antígenos sensibles a la nueva cepa detectada en territorio británico. La medida, que estará vigente al menos hasta el próximo 6 de enero, permite utilizar la mayor frontera europea del Reino Unido.

Solo estará permitido el tránsito a franceses, residentes en Francia o ciudadanos de países terceros que deban efectuar “desplazamientos indispensables”, entre ellos los transportistas españoles, que llevaban dos días atrapados en la frontera y los puertos británicos.

El Ministerio de Exteriores está intentando facilitar esta tarea, según han expresado en un comunicado en el que dicen que esperan recuperar poco a poco la normalidad en los movimientos de mercancías entre el Reino Unido y la Europa continental.

El Gobierno francés señaló en un comunicado que las 48 horas en las que la frontera permaneció cerrada sirvieron para concertar una respuesta conjunta a nivel europeo y para mantener “intercambios bilaterales constructivos entre los gobiernos francés y británico”.

Toda persona que vaya a cruzar la frontera en los próximos días deberá tener un test PCR negativo efectuado como máximo 72 horas antes de su entrada en territorio francés o, en su defecto un test de antígenos, validando así una de las exigencias impuestas por Reino Unido.

Londres desaconseja por ahora a los camiones dirigirse al puerto de Dover

El Gobierno británico pide a las empresas de transporte que no envíen por ahora camiones hacia Kent, el condado inglés donde se encuentra el puerto de Dover, a pesar de la reapertura de la frontera con Francia de esta medianoche.

Londres está trabajando en un programa para que el ejército ayude a realizar los test necesarios a los conductores de los camiones atrapados en las autopistas y aparcamientos cercanos a Dover, según han avanzado medios británicos.

La Federación de Alimentación y Bebidas (FDF, en inglés), calcula que al menos 4.000 camiones que tenían previsto cruzar el canal estos días se han visto afectados por las restricciones.

Bruselas pidió reabrir las comunicaciones con Reino Unido

En la tarde del martes, la Comisión Europea recomendó a los Estados miembros de la Unión Europea levantar las restricciones en el tráfico aéreo y marítimo con Reino Unido para “facilitar” el tránsito de pasajeros”, “garantizar” los viajes esenciales y “evitar las interrupciones de la cadena de suministro”. La recomendación de Bruselas llegaba después de que los distintos gobiernos europeos le pidieran el lunes que coordinara la suspensión de las conexiones entre la UE y el Reino Unido, ante la nueva variante de la Covid-19 detectada en ese país.

La mayoría de las conexiones con las islas británicas quedaron prohibidas o limitadas este lunes, incluída España, que ha decidido que desde este martes solo podrán llegar procedentes del Reino Unido ciudadanos españoles o residentes de nuestro país. Francia extendió esta prohibición al transporte de mercancías por el Canal de la Mancha, dejando a centenares de camioneros tirados en la carretera y llevando al Reino Unido a un caos.

Bruselas hace hincapié en que mientras dure el periodo de transición del Brexit hasta el 31 de diciembre, la libertad de movimiento continúa aplicándose al Reino Unido, por lo que “deben quedar exentos de las restricciones” los ciudadanos comunitarios y británicos que viajen a su país de origen o de residencia, siempre que se sometan a un test PCR o una cuarentena.

A su vez, la Comisión Europea pide que se respete el derecho de los ciudadanos comunitarios a moverse libremente por la UE. Estas jornadas de incertidumbre previas a la Navidad han dejado a muchos españoles atrapados en tierras británicas.

Precaución con los viajes no esenciales

Frente a la petición de apertura de las fronteras, el Ejecutivo comunitario insiste en que “es importante tomar rápidas medidas temporales para limitar la expansión de la nueva cepa del virus” y “desalentar” los viajes no esenciales. Para quienes están obligados a desplazarse, la Comisión Europea recomienda realizar un test PCR o bien un test de antígenos 72 horas antes de su salida hacia el nuevo destino, pero les exime de la necesidad de cumplir cuarentena a su llegada.

Sin embargo, a los transportistas se les exime tanto de la cuarentena como de los test, puesto que Bruselas les considera esenciales, más aún después de los riesgos de desabastecimiento de productos frescos que se han vivido en las últimas horas en las islas británicas.

MÁS ARTÍCULOS

LO+NUEVO