Alemania decreta un confinamiento duro y cerrará colegios y comercios hasta el 10 de enero para frenar la Covid

LO+NUEVO

TIEMPO DE LECTURA: 2 MINUTOS

La canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado este domingo que el país cerrará colegios y guarderías así como la actividad no esencial a partir del miércoles y hasta el 10 de enero para intentar frentar el incremento de casos de coronavirus.

Hay una necesidad urgente de actuar“, ha declarado Merkel tras reunirse telemáticamente con los jefes de los 16 gobiernos regionales (Länder), un encuentro en el que se han acordado endurecer las medidas que estaban en vigor desde noviembre.

Solo los comercios esenciales como supermercados, farmacias y sucursales bancarias permanecerán abiertas a partir del 16 de diciembre y las empresas deberán promover el teletrabajo entre sus empleados.

Los colegios y las guarderías cerrarán sus puertas ese día y prolongarán sus vacaciones navideñas tres semanas y media, hasta el 10 de enero, frente al 4 de enero inicialmente previsto. 

En cuanto a las reuniones sociales, se limitarán a un máximo de cinco adultos de dos hogares diferentes y entre el 24 y el 26 de diciembre solo serán posibles entre familiares cercanos. 

También se prohíbe desde el miércoles la venta de alcohol en la vía pública, pues muchos bares y cafés, cerrados desde hace semanas, habían comenzado a vender vino caliente en puestos callejeros, una tradición navideña muy arraigada en Alemania.

“Hubiera deseado que las medidas fueran más ligeras, pero debido a las compras navideñas ha aumentado considerablemente el número de contactos sociales“, ha asegurado Merkel.

El ministro de finanzas, Olaf Scholz, ha anunciado que en breve se aprobará un nuevo paquete de ayudas para apoyar a la economía, en la línea de las adoptadas hasta el momento durante las restricciones previas.

Récord de contagios y muertes

Alemania tuvo más éxito que otros países europeos a la hora de mantener la pandemia bajo control durante la primera ola, en marzo y abril, pero la tendencia ha cambiado en esta segunda oleada.

La economía más importante de Europa lleva seis semanas con un cierre parcial, que incluye la clausura de bares y restaurantes y restricciones para las reuniones sociales.

Pese a esas medidas, el viernes registró su récord desde el inicio de la pandemia con 29.875 contagios y 598 muertes.

Merkel pidió hace unos días a los alemanes un último esfuerzo antes de Navidad y aseguró que la cifra de víctimas era “inaceptable”.

MÁS ARTÍCULOS

LO+NUEVO